Limpiador lingual

Limpiador lingual¿Te cepillas los dientes, usas hilo dental y colutorio? ¿Crees que tú higiene oral es completa? La respuesta es no, aún te falta hacer uso del limpiador lingual en una parte muy importante de tú boca, la lengua.

La incorrecta o nula limpieza de la lengua, en muchas ocasiones, es la causante del mal aliento.

En la lengua se acumula la mayor cantidad de bacterias de la cavidad bucal. Por ese motivo es muy importante eliminar a diario la película formada para evitar la proliferación de las bacterias con un limpiador lingual. ¿Has oído hablar sobre estos limpiadores?

El limpiador lingual es una herramienta que se creó para combatir la halitosis. Su forma está pensada para llegar a las zonas más lejanas de la lengua y eliminar las bacterias residentes en la zona bucal. Consta de dos caras una de perfil ondulado especial para adaptarse a la depresión central de la lengua y otra de perfil liso para limpiar los laterales de ésta.

¿Cómo se utiliza el limpiador lingual?

En primer lugar, se limpia la parte central de la lengua utilizando la cara del limpiador que presenta un saliente. Para realizar este paso de manera correcta, lo mejor es sujetar el limpiador lingual por el mango de modo que el saliente quede en la parte inferior.

Seguidamente, se saca la lengua y se introduce el limpiador lingual en la boca intentando alcanzar la parte más lejana de la lengua. Se arrastra el limpiador por la parte central de la lengua desde la parte trasera hasta la parte delantera de la boca.

Una vez que se haya limpiado la parte central de la lengua, se aclara el limpiador con agua y se prosigue con las zonas laterales de ésta utilizando la cara lisa del limpiador. Por último, se aclara el limpiador después de cada pasada y, por supuesto, al finalizar la limpieza.

Menú