titanio grado IV

ALERGIA AL TITANIO EN IMPLANTES DENTALES

La alergia al titanio aparece en odontología más frecuentemente de lo que imaginamos, afectando a entre un 10 y un 15% de la población.

El titanio es el material por excelencia utilizado en implantología oral. La  alergia al titanio no se manifiesta fácilmente ya que en la cavidad bucal es difícil de detectar. El implante dental está sumergido en el hueso y generalmente aislado de este por una capa de hidroxiapatita. La parte que entra en contacto con el surco peri-implantario o con la mucosa oral esta pasivado por una barrera de glicoproteínas salivares y la mucosa oral es mucho más resistente al estímulo antigénico que la piel.

La alergia al titanio en el cuerpo humano se refleja con síntomas como: dermatitis, urticaria, vasculitis, supresión inmune específica (Hallab 2001), síndrome de fatiga crónica (Stejskall 1998).

Gracias al test  MELISA se puede detectar la alergia a los metales, siendo la única prueba científicamente validada para ello. El test se lleva a cabo con una muestra de sangre que mide la hipersensibilidad a metales y otros alérgenos, señalando al metal o metales que causan la alergia y midiendo la severidad de la reacción según un Índice de Estimulación (IE).

La exposición crónica a metales: joyas, implantes o restauraciones dentales, cosméticos, prótesis ortopédicas e incluso las monedas, pueden sensibilizar a personas genéticamente predispuestas, e inducir la llamada reacción de hipersensibilidad tipo IV. Vacunas, tatuajes o piercing también contienen metales que en el caso de padecer alergia pueden afectar a la salud.

Por todo ello, personas que tengan rellenos dentales con amalgamas, implantes dentales, puentes, personas con prótesis metálicas, placas o tornillos de operaciones de traumatología, tatuajes o piercings y presenten trastornos de salud difusos y no relacionables con un síndrome clásico, pueden sospechar de la alergia a metales y puede estar justificada la solicitud de un test Melisa. Después de extraer los rellenos metálicos o agentes metálicos inductores de la alergia a metales, los síntomas sufridos por esta causa disminuyen de forma ostensible en la mayoría de pacientes.

El titanio en el cuerpo humano puede desarrollar un antígeno tipo I y IV y  la existencia de alergia a los metales puede agravar diversas enfermedades como la fibromialgia y la esclerosis múltiple, entre otras.

Tags: , , ,